La música new age: Un viaje en el tiempo

música chill out

La música new age surgió en la década de los años ’90 del siglo pasado, de la mano de una filosofía que promovía un estilo de vida más relajado y en comunión con la naturaleza. Por eso no es extraño que este tipo de música utilice en sus composiciones los sonidos de la naturaleza, como el discurrir de un arroyo, el sonido de las hojas de los árboles golpeadas por la brisa o el romper de las olas del mar contra las rocas. Obviamente, el uso de estos sonidos tiene como objetivo de relajar a quien escucha y facilitar una comunión con su entorno natural.

Por esa razón, la música new age es la preferida de las personas que practican yoga y tai-chi y funge como protagonista en las sesiones de relajación. De hecho, en un primer momento, sobre todo en sus orígenes, estuvo muy vinculada a las personas que seguían estas corrientes filosóficas pero en la actualidad el número de fans de este estilo musical ha aumentado de manera exponencial al comenzar a descubrir los beneficios para el estado de ánimo que reporta esta melodía.

Tanto es así que una de las características que diferencia a la música new age del resto de los géneros musicales es que esta está pensada específicamente para propiciar un estado de relajación. Vale aclarar que la música chill out también persigue esta meta pero, a diferencia de los ritmos new age, lo hace usando la ayuda de la tecnología y crea sonidos electrónicos.

Los principales representantes de la música new age

Algunos de los intérpretes y músicos de new age han logrado tener un buen éxito comercial, tal es el caso de la cantante irlandesa Enya y el japonés Kitaro. En el caso de Enya, esta se dio a conocer a nivel mundial con el álbum “Watermark” mientras que de Kitaro podemos mencionar trabajos como “Ten Kay” y “Form the Moon Full Story”.

Otros artistas significativos de la música new age que no podemos olvidar son: Deep Forest, Enigma, Era, Hevia, Sarah Brightman, Secret Grden, Vangelis y Yanni.

Escuchar música new age

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista