¿Qué es la música folk?

musica folk

El término inglés “folk” significa “de pueblo” y deriva del alemán “volk”, una referencia a la gente sencilla. Por tanto, la definición más simple de la música folk nos indica que se trata de un género popular. Como es una definición anglosajona, se refiere principalmente a la música popular que se tocaba en las zonas rurales de los Estados Unidos en el siglo XVIIII. Con el paso del tiempo esta se transformó y se convirtió en lo que hoy conocemos como “música country”.

Sin embargo, lo cierto es que la música folk abraza un abanico mucho más amplio de estilos, en contraste con la música country, que se refiere casi exclusivamente al género musical específico que surgió en los estados del sur de Estados Unidos.

En sus orígenes, la música folk no se tocaba con el objetivo de obtener beneficios económicos sino que más bien eran canciones que se transmitían de generación en generación y se utilizaban para animar las fiestas. Si nos limitamos a esta definición del folk, podremos comprender que existen diferentes géneros que provienen de diferentes países y culturas. De hecho, aunque la música folk más famosa es la estadounidense, también existe el folk inglés, irlandés e incluso latino.

Los instrumentos del folk

Como se trata de una música popular, en sus orígenes los instrumentos que acompañaban a los cantantes eran muy sencillos. De hecho, el cantautor de folk clásico se distingue por ir acompañado casi exclusivamente de una guitarra, si bien con el paso del tiempo se le unieron otros instrumentos acústicos como el banjo, el violín y el contrabajo.

Obviamente, la música folk no preveía el uso de los instrumentos eléctricos, aunque en los últimos tiempos estos también se han incluido. No obstante, continúa siendo distintiva la ausencia de la batería y casi cualquier tipo de percusión.

De hecho, debemos tener en cuenta que uno de los principales objetivos de la música folk es transmitir un mensaje a través de sus letras, razón por la cual a veces algunas canciones nos pueden recordar un recital de poesía. Si incluyésemos la batería y la percusión, esta característica se vería bruscamente desvirtuada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista