Los orígenes de la música Bluegrass

La historia de la música bluegrass se entronca con la propia historia de Estados Unidos puesto que este género se remonta a los primeros colonos irlandeses, escoceses e ingleses que atravesaron el Océano Atlántico en la búsqueda de nuevas oportunidades. No obstante, como suele suceder con la mayoría de los géneros musicales, el bluegrass también recibió la influencia de otros estilos, como la música afroamericana, en particular, el jazz y el blues.

Bill Monroe

Básicamente, la música bluegrass toma su nombre de la región en la cual se dice que surgió y que se conocía como “Bluegrass”. Esta zona incluía el norte del Estado de Kentucky y una parte del sur del Estado de Ohio. Se trataba de una zona eminentemente agrícola donde solía crecer una hierba de color azul, de la familia de las gramíneas, de ahí su nombre.

Entre los instrumentos más típicos utilizados para sonar la música bluegrass encontramos: el banjo, el violín, la guitarra y la mandolina. La parte en la cual se canta, normalmente es interpretada por un trío, en el cual destaca una voz muy alta que en inglés se suele denominar “high lonsome sound”, o sea, sonido alto, solitario y destacado. Las letras de las canciones típicas hacen referencia a todo tipo de temas, desde las historias de amor hasta la religión o los eventos dramáticos.

Uno de los primeros artistas de la música bluegrass, por no decir el primero en absoluto, fue Bill Monroe. No por gusto se le conoce como el “padre del bluegrass”. Corría el año 1939 cuando fundó el grupo “Blue Grass Boys”. De hecho, muchos también piensan que de ahí se tomó el apelativo para el género musical.

Posteriormente vinieron otros artistas que también alcanzaron un gran reconocimiento, como Don Reno, Lester Flatt y los Stanley Brothers. A partir de la segunda mitad de los años ’60 se formó lo que hoy se conoce como la segunda generación de artistas de la música bluegrass, entonces escuchamos nombres como Tony Rice y Doyle Lawson.

En los años ’80 surgió la tercera generación. En este momento se impusieron varios cambios, el bajo eléctrico sustituyó al acústico y la guitarra rítmica se hizo sentir. A esta generación pertenece la que se considera la intérprete más exitosa del estilo en la actualidad: Alison Krauss. Te la recomiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista