Una moda muy destructiva

Clash

El mundo del rock siempre se ha caracterizado por ser algo duro, a menudo hemos visto a bandas que ofrecen su show y al final de este rompen todos sus instrumentos. Como cualquier cosa, todo tiene su comienzo y el pionero en destruir un instrumento fue Pete Townshend de The Who.

Esta historia comenzó en un concierto, allá por el 1964, después se convirtió en todo un ritual en sus conciertos. Según Townshend, en una actuación en un club se le empezó a romper la guitarra, algo que este no esperaba, entonces decidió continuar estropeándola y haciéndola pedazos, hasta coger su guitarra de reserva.

Tras este desastroso acontecimiento se dedicaron en sus siguientes conciertos a la destrucción de instrumentos. Uno de los momentos más legendarios se vivió en el programa de Estados Unidos, Smothers Comedy Hour de 1967. En el cual, Keith Moon, baterista de la banda, reventó toda su batería con cargas explosivas al final del tema My Generation, causando un gran revuelo.

Esta violenta forma de comportamiento sobre el escenario se convirtió en una moda, siguiéndoles Jimi Hendrix en el Festival de Monterey de 1967, cuando quemó su guitarra conmemorativa del festival con gasolina al finalizar la actuación.

En los 70 también se dio una continuidad de esta tendencia por grupos como Deep Purple y Rainbow y su guitarrista Ritchie Blackmore, que lo hizo durante toda esta década. Otra destrucción memorable fue la del bajista de The Clash, Paul Simonon, que hizo impactar su instrumento contra el escenario, en esta ocasión la destrucción se documentó con una foto que es la que ilustra la portada del famoso disco de la banda, London Calling.

Ya en los 90 podemos hacer referencia a bandas como Nine Inch Nails que destruían al completo todo su material musical, desde guitarras hasta teclados al igual que Nirvana y Kurt Cobain. El campeón de este deporte destructivo es Matt Bellamy, cantante y guitarrista de Muse que cuenta nada más y nada menos que con el Record Guiness de 140 guitarras destruídas durante el tour de Origin of Symmetry en 2001.

En definitiva una moda que solo se podía crear en un género tan influyente e importante como el rock n roll. Os dejo con el vídeo de los pioneros de la destrucción, The Who.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista