Un año sin Johnny Winter

Johnny Winter

Desde este pasado 17 de julio se ha cumplido un año del fallecimiento de este maravilloso guitarrista que tan buenas canciones nos dejó. Guitarristas hay muchos, muchísimos, pero pocos con el fantástico estilo que tenía Johnny Winter, un albino con alma de bluesmen.

Como muchas estrellas musicales, comenzó su incursión en este mundo a una temprana edad, pues con ocho años ya tocaba el clarinete, aunque le obligaron a dejarlo por un problema de maloclusión bucal provocada por el mismo instrumento.

No pasó nada, porque existían y existen una gran cantidad de instrumentos, así que el pequeño Johnny, se pasó al ukelele, con el cual mostró un gran manejo y más tarde su padre le compró una guitarra.

Cuando esté se empapó bien de música blues, formó un grupo con su hermano Edgar y grabó algunos temas para discográficas regionales, también se presentó en algunos bares con el fin de promocionarse y tocar en estos. Poco a poco, Winter se fue abriendo paso en los más famosos y también claro está colaborando con otros como BB King.

A finales de los 60, era ya algo conocido, pero saltó a la fama en el momento en que apareció en un artículo de la Rolling Stone de 1968 que le llevó a un contrato por parte de un club de NY y de una grabación con el sello Columbia Records. Ya vino todo rodado, y en 1969 participó en conocidísimo festival de Woodstock 69.

Acomodado como una figura del blues, se juntó con músicos del género y lanzó los famosos álbumes Second Winter y Johnny Winter. También produjo varios discos del conocido Muddy Waters con lo que además obtuvo premios Grammy.

Ya en los 90 continúo lanzando discos con los obtuvo nominaciones también a los Grammy, paró por problemas de salud y regresó a los escenarios en 2004 hasta el pasado año que fue el de su fallecimiento.

En definitiva, parece otro guitarrista más, después de leer esta gran biografía, su fama, los discos que lanzó… Pero hay que escucharlo para darse cuenta de que no es uno más, Winter, fue un bluesman con mucha garra y energía en la guitarra y en la voz. Así que si puedes dedicarle un tiempo a unos de sus discos, seguro que no te defraudará. Aquí una canción suya.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista