Pony Bravo, el sonido más innovador de Sevilla

Pony Bravo

Me resulta extraño que con la que está cayendo en el país (España) no existan grupos que reivindiquen los derechos de los ciudadanos, esos derechos que nuestros padres y abuelos han luchado tanto por ellos y que ahora nos lo están quitando. Esto es lo que pensaba antes de conocer a Pony Bravo, grupo sevillano con unas ideas muy claras de lo que hacen y quieren hacer. Se caracteriza por realizar una música con letras protesta y siempre con un toque de humor, ésta es su seña de identidad. Los cuatro integrantes que forman Pony Bravo aprovechan su rol de artistas para transmitir y comunicar sus ideales, sean políticos o no, y hacen que con cada canción se te quede revoloteando por la cabeza algunas de las ingeniosas frases.

Pony Bravo se formó en Sevilla en 2006 por Daniel Alonso, Pablo Peña, Darío del Moral y Javier Rivera. Tras varias maquetas graban su primer disco de forma independiente en un cortijo sevillano. El disco se titula “Si bajo de espalda no me da miedo (y otras historias)” y sale a la venta en 2008. El debut de Pony Bravo tiene 12 cortes en los que nos encontraremos poesía campesina, blues, flamenco y una voz única que produce un bienestar indefinible. El disco tuvo una muy buena acogida entre las críticas llevándose galardones y premios como mejor disco, mejor canción y mejor directo. En la revista Rockdelux escogieron “El Rayo” como una de las mejores canciones españolas de 2008. Para ser el primer disco y haber sido autoproducido por ellos mismos sorprende la frescura que denota pero lo más atractivo de este debut es que no se cortan a la hora de hacer lo que quieren y lo que creen oportuno aun teniendo limitaciones técnicas. Para un grupo o algún artista es importante hacer que en su obra haya parte de él y con Pony Bravo ocurre. Se nota que en cada canción, cada nota, cada silencio están colocadas a conciencia y con una intención.

Tras haber funcionado bien “Si bajo de espalda no me da miedo (y otras historias)”, los cuatro integrantes de Pony Bravo fundan una productora y un sello discográfico, El Rancho Casa de Discos, donde no solamente se producen a ellos mismo si no que también le dan la oportunidad a grupos con la misma filosofía que ellos.

Con Pony Bravo en su auge, en 2010 publican su disco más directo y crítico, “Un gramo de fé”. Este disco de 13 canciones desborda crítica e inconformismo tratando temas como la iglesia, las drogas, el amor y por supuesto la política. Canciones como “La voz del hacha” o “El campo fui yo” tienen una temática muy parecida pero no hablo a lo que respecta la letra, si no la música. En este disco encontramos unos riff de guitarras parecidos pero muy bien diferenciados. Este disco lo calificaría como un disco conceptual ya que cuando lo escuchas te transmite una esencia que se puede palpar en cada canción, una misma idea en todas las canciones. Como he dicho antes, en “Un gramo de fé” Pony Bravo son directos y sin tapujos y no lo digo yo, solamente hace falta mirar el tracklist y nos encontraremos “La Rave de Dios” o “Noche de setas”. Los nombre lo dicen todo.

Pasan tres años hasta su siguiente disco “De palmas y cacería”, un disco de 9 temas descarados y sin complejos. Tratan temas de la actualidad como la corrupción en la política, la construcción de Eurovegas en Madrid, la situación turística de Sevilla e Ibiza. Pero sin duda la canción con un contenido mas critico es “Mi DNI”. Esta canción está cantada de una forma muy peculiar ya que hace una fusión entre rapear, cantar y hablar. En “Mi DNI” hacen una crítica a todo el mundo de la música y no se libra nadie, desde los productores hasta la crítica. Como vemos también son capaces de tirar piedras en su tejado, pero les sale bien

El estilo de música que hacen Pony Bravo es muy personal, se basa en las fusiones de estilos haciéndolos suyos. Como ellos mismo han dicho “las influencias de Pony Bravo giran en torno al rock andaluz de los 70, el blues y el rock americanos, el reggae jamaicano y las músicas etíopes (años 60-70 también). Uno de los ejes de Pony Bravo es la búsqueda de experimentación, humor y ritmo en canciones de rock. La idea es intentar hacer visibles líneas y formas antiguas que conectan el blues con el flamenco, la música africana con la andaluza, el western con la copla, estableciendo analogías y contrastes: Rancho vs Cortijo, Son House vs Caracol, Captain Beefheart vs Bambino, Nina Simone vs Lole, etc…”

Lo que admiro de Pony Bravo es que ellos prefieren dar arte, cultura, ideas, pensamientos a cambio de una satisfacción personal de hacer lo que tus ideales te permiten. Ellos no se han subido al carro de lo comercial, de las limitaciones personales donde ellos son nada más que un producto que genera dinero. Ellos son personas, personas que solo quieren que el mundo los escuche. Y es que estos sevillanos son como Juan Palomo, ya que no solo producen sus discos si no que ellos mismo llevan el tema de marketing, relaciones públicas, portada de discos, carteles de conciertos, etc., y no lo hacen nada mal. Sus carteles y portadas son igual que su música, en clave de humor. No dejan a nadie indiferente.