La subida del IVA cultural perjudica al negocio de la Música en Vivo

IVA Música

Una de las medidas más recientes para paliar los efectos de la crisis (en España) ha sido la subida del IVA cultural, que afecta a todo el mundo de la música, desde los artistas y los productores musicales hasta los organizadores de los conciertos. Como era de esperar, esta medida ha causado una disminución importante de la rentabilidad del sector.

La misma Asociación de Promotores Musicales (APM) ha dicho, basándose en el Anuario de la Música en Vivo, que entre el mes de septiembre de 2012 y agosto del 2013, la facturación neta del sector cayó nada menos y nada más que en un 28,63%. Aunque en esta disminución influyen diferentes factores (como el bajo coste de las entradas a los conciertos y el impuesto que se paga para la SGAE), sin lugar a dudas también ha incidido la subida del IVA cultural.

No obstante, como la APM se ocupa directamente de organizar las giras musicales de los artistas, tanto los extranjeros como los nacionales, estos datos se refieren esencialmente a las pérdidas provocadas por la música en vivo. De hecho, se afirma que como resultado de la subida del IVA cultural, España ha perdido su atractivo para los artistas internacionales. Como ejemplos se mencionan los rechazos a actuar en la península ibérica de artistas como Neil Young y Tom Petty, cuyos agentes afirmaron que la oferta no les resultaba conveniente.

Obviamente, los artistas nacionales viven la misma situación. Antes un cantante realizaba como promedio unos 80 conciertos al año pero en la actualidad el artista medio español prácticamente no ofrece conciertos en vivo. A la subida del IVA cultural solo pueden sobrevivir unos pocos, los que ya cuentan con una carrera sólida y un grupo de fans consolidado, como es el caso de Pablo Alborán, Melendi, Alejandro Sanz, Malú y Raphael.

Más allá del número de conciertos, la subida del IVA cultural también ha provocado que muchas de las empresas del sector hayan tenido que cerrar sus puertas y otras se han visto obligadas a despedir a algunos de sus trabajadores. Ante esta situación, la APM le ha sugerido al Gobierno que reduzca el IVA (que actualmente es del 21%) ya que su subida no le ha reportado ningún beneficio a la economía española, mucho menos desde el punto de vista social.

Y tú, ¿qué opinas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista