Las canciones más ridículas y pegajosas de la historia

Macarena

Las canciones que son más pegajosas y que llegan a convertirse en tormentas veraniegas también suelen ser las más sencillas, tanto en lo que respecta a su ritmo como a su letra. De hecho, en algunos casos llegan a rayar en lo absurdo. Ejemplos hay muchos pero en esta ocasión me gustaría compartir con vosotros algunos de los más famosos, las canciones más ridículas y pegajosas de la historia:

  • Asereje, de Las Ketchup. Este popular trío español tiene el dudoso honor de haber interpretado una de las canciones más ridículas y pegajosas de la historia. Publicada en el año 2002, conquistó rápidamente las primeras posiciones de todas las listas musicales del mundo. Y lo más curioso es que todos repetían su estribillo sin saber qué significaba.
  • Barbie Girl, de Aqua. En el año 1997 este grupo escandinavo publicó su álbum debut “Aquarium”, en el que se encontraba esta canción que describe a una chica que se parece a Barbie. La revista Rolling Stone la calificó como una de las peores canciones del pop de todos los tiempos pero este sencillo vendió más de 8 millones de copias en todo el mundo.
  • El Macarron Chacarron, de El Mudo. Si hay una canción ridícula y pegajosa, es este tema de los cantantes panameños. De hecho, la canción ganó popularidad precisamente porque su letra no tenía ningún sentido ya que recurría a sonidos onomatopéyicos, como “uale”. Su vídeo también fue un éxito viral.
  • La Macarena, de Los Del Río. En 1993 el dúo español alcanzó un éxito planetario con esta canción y puso a bailar a medio mundo con unos pasos tan sencillos que eran casi ridículos. Sin embargo, está considerada como una canción de culto ya que fue una de las más emblemáticas de los años ’90.
  • Me Gustas Tú, de Manu Chao. Probablemente se trata de la canción más famosa de este cantante francés de origen español. Forma parte del álbum “Próxima Estación: Esperanza” del año 2001 y causó furor durante el verano de 2002. Sin duda, su ritmo pegajoso fue el responsable ya que la letra, en particular el estribillo, dejan mucho que desear.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista