Las canciones más cortas de la historia

imgpress

Las canciones generalmente no son largas, suelen durar apenas unos tres minutos. Sin embargo, hay canciones que son realmente muy cortas, tanto que podrían batir un récord Guinness. ¿Os apetece echarles un vistazo a los temas musicales más cortos del mundo?

  1. You Suffer, de Napalm Death. Este tema se encuentra en el Libro Guinness de los Récords por ser una de las canciones más cortas de la historia. Y no es para menos ya que el tema dura tan solo 1,3 segundos, poco más que un parpadeo. Se encuentra en el disco debut de la banda británica, del año 1989.
  2. Miracle Cure, de The Who. En el album “Tommy”, publicado en el año 1969 por este famoso grupo de rock británico de los años’70, aparece una breve canción de transición. Se trata de un motivo muy sencillo con pocos acordes y dura tan solo 12 segundos.
  3. Sal, de Héroes del Silencio. También el grupo de pop español ha compuesto motivos musicales muy cortos. Esta canción, que forma parte del álbum “Senderos de Traición” de 1990, no es la canción más corta de la historia pero probablemente es la más corta de España ya que dura tan solo 17 segundos.
  4. On-Off, de Daft Punk. El dúo francés que se dedica a la música electrónica sacó a la venta en 2005 un disco muy exitoso que se titulaba “Human After All”. En este álbum se encuentra el tema “On-Off”, que dura apenas 19 segundos.
  5. Her Majesty, de The Beatles. Obviamente, en la lista de las canciones más cortas de la historia no podían faltar los fabulosos cuatro de Liverpool. De hecho, con su disco “Abbey Road” sacaron a la venta una serie de canciones muy cortas, con una media de duración de un minuto cada una. Sin embargo, la más corta de ellas es “Her Majesty”, que dura tan solo 23 segundos.

En el otro extremo encontramos a bandas como Pink Floyd, cuyas canciones son larguísimas. “Shine on you crazy diamond” es un tema en nueve partes que dura 26:11 minutos, mientras que “Echoes” es una de sus composiciones más elaboradas, de 23:29 minutos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista