¿Cómo afecta la música a los animales?

20130110_pets_music_33

Siempre pensamos en nuestros gustos musicales, pero claro está, en el planeta convivimos con una infinidad de seres vivos y cotidianamente, en nuestra casa solemos tener alguna mascota. Entre las más típicas, peces, tortugas, hámsters, perros y gatos. Ellos también tienen capacidad de escuchar música, pero claro está, no tienen las mismas preferencias que nosotros.

Seguro que muchas veces has escuchado esta frase tan común que dice “la música amansa a las fieras” y es cierto, que al igual que los humanos se tranquilizan con una melodía agradable, ellos también, pero sus gustos irán acordes con la forma que cada animal tiene para percibir el sonido.

Por tanto, se deduce que nuestra música resulta irreconocible para muchos animales puesto que sus registros vocales, como ladridos y gruñidos, difieren de lo que consideran normales. Dependiendo de si sus registros se parecen o no a los de los seres humanos, en el caso de un perro de gran tamaño que ladre de forma grave, pueden sentirse identificados con algún género musical, aunque generalmente no es así.

Hace un tiempo se realizaron unos estudios para averiguar que sonidos agradaban a ciertos animales, con el fin de crear las primeras bandas sonoras para ellos. Para conseguir esto, se fijaron en los sonidos que proferían, para asemejarlos con algunos instrumentos, con los que posteriormente se interpretarían canciones y temas adaptados.

El resultado fue totalmente favorable, ya que con las melodías más animadas los animales se mostraban más despiertos y activos y con otras más relajantes quedaban adormecidos. En definitiva, se puede decir que la música adecuada a cada especie y raza animal resulta en una situación determinada resulta beneficiosa, puede mejorar el humor y curar enfermedades.

Todos estos avances son otra nueva forma comercial, la música orientada a mascotas. Así que si tienes una, ponte al día para agradarla. Quien sabe, lo mismo el día de mañana aparece un Spotify para mascotas, grupos musicales o reproductores mp3.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista