Canciones infantiles para dormir

nana

Las canciones infantiles para dormir suelen pasar de una generación a otra, son costumbres que no se han perdido ya que constituyen una herramienta muy eficaz para fortalecer los lazos emocionales entre la madre y el niño. Para el bebé, el simple hecho de escuchar la voz materna ya tiene un efecto relajante y consolador. De hecho, la voz de la madre genera una agradable sensación de tranquilidad porque el pequeño sabe que está protegido.

Las nanas de todo el mundo son diferentes, pero iguales

Curiosamente, aunque los textos de las canciones infantiles para dormir cambian de un país a otro, se ha apreciado que el ritmo de las nanas es bastante similar en todo el mundo y sigue los latidos del corazón. De esta forma se logra una cadencia rítmica que le recuerda al bebé el sonido que escuchaba en el vientre materno, donde se sentía tranquilo y seguro.

Además, otro punto en común de las nanas es el tono de voz que se utiliza para cantar, que siempre es bajo, con el objetivo de generar un clima de calma y cariño. Por otra parte, los movimientos que se realizan suelen ser rítmicos, para potenciar aún más el efecto relajante de las canciones infantiles para dormir.

Los beneficios a largo plazo de las canciones infantiles para dormir

Las nanas no solo son útiles para lograr que los niños se duerman más rápido sino que sus beneficios también se aprecian a largo plazo. De hecho, contribuyen a desarrollar el lenguaje y estimulan la memoria infantil. Los niños a quienes se les han cantado nanas pueden aprender a hablar antes y se muestran más confiados en su día a día, lo cual se debe a que estas canciones forman parte de su rutina diaria, por lo que aprenden a prever lo que sucederá, sintiéndose más seguros en un entorno que pueden “controlar”.

¿Qué canciones infantiles puedes cantarle a tu pequeño?

En sentido general, cualquier canción de cuna es válida, basta que cantes con un tono de voz bajo y rítmico. No obstante, algunas de las canciones más populares y sencillas son:

Estrellita dónde estás

Duérmete niño

Arrorró mi niño

Los cochinitos dormilones

A la nanita nana

Din dan don

Mece, mece, mece

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista