Las portadas de discos más curiosas

Discos de vinilo

Hay tantas portadas como discos, y hoy en Dice la Canción vamos a hablar de la historia de cinco de las portadas más curiosas, historias interesantes muchas veces relacionadas con el propio disco o no. Vamos con ellas.

King crimson

In the court of the Crimson King de King Crimson (1969)

Este fantástico disco que se considera el primer álbum de rock progresivo de toda la historia tiene una de las portadas más extrañas. Es una pintura de Barry Godber, obra con la que ilustró la portada de la banda inglesa.

La historia cuenta, que Godber apareció un día en el estudio con esta pintura, y utilizó la música del disco para inspirarse. Al contarle esta historia a los miembros de la banda, quedaron cautivados por ello y no dudaron de emplear al hombre histérico y agobiado que aparecía. Una cara que sin duda, define el sonido de King Crimson, que triunfó con este disco promocionado por el boca a boca y lanzado por la discográfica Island. Un hito en la historia de la música, pues hasta ese momento no hubo nada igual.

Signing off

Signing off de UB40 (1980)

Esta vez, la banda UB40 empleó una tarjeta de desempleo como portada de su álbum Signing off, a modo de protesta contra la precariedad del país, la crisis económica y el paro. Un buen modo de presentarse como banda, dejando de lado el trabajo al uso y lanzándose al mundo musical. Con ritmos reggae y dub, comenzaron y luego con algunas versiones. Un disco que sin duda, los ayudó a permanecer en las listas de Reino Unido durante una gran parte de los años 80, siendo bien aceptados por la crítica musical y por el público.

Crime century

Crime of the century de Supertramp (1974)

Este fue nada más y nada menos que el tercer disco de estudio de Supertramp, la banda liderada por Roger Hodson y Rick Davies. Cuando empezaron a darle forma a este nuevo álbum llevaban ya a sus espaldas dos fracasos comerciales, lo que tambaleó a la banda y el abandono de este por algunos de sus integrantes. Aparte de todo esto, la discográfica le exigía la publicación de otro disco. No tuvieron más remedio que reclutar a nuevos miembros, entre los que se encontraban el batería Bob Siebenberg, el saxofonista John Helliwell y el bajista Dougie Thomson y juntos crearon ocho canciones nuevas con las que consiguieron el reconocimiento mundial.

Ya fue Paul Wakefield el que supo captar la esencia del disco para realizar la estética exterior del disco físico. Un fondo espacial y unas rejas en las que se pueden ver dos manos que quieren salir de ahí.

Nos vemos en otra entrega con más historias de portadas, como siempre en Dice la Canción, tu mejor portal de letras y de artículos musicales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista