Música Punk: El triunfo del ‘hazlo por tú mismo’

La música punk nació en los Estados Unidos en los años ‘70 del siglo pasado, si bien tuvo que esperar algunos años más para tener éxito y difundirse. En este caso, fue Inglaterra quien puso en el panorama musical al punk.

Punk

La historia indica que el nacimiento de la música punk se debió a una necesidad de independizarse del monopolio que habían establecido las grandes casas discográficas. En aquellos años, ellas controlaban prácticamente a todos los artistas del rock y el pop dejando muy poco espacio para los talentos emergentes.

Básicamente, la música punk deriva del rock, aunque se trata de un ritmo mucho más rápido y los textos de protesta suelen ser más vulgares. Los primeros artistas punk se exhibían en garajes y pequeños locales. Esto les permitía estar en contacto directo con sus aficionados. Poco a poco, el pasa palabra y la posibilidad de organizar un concierto sin tener que desembolsar grandes sumas, contribuyeron a que la música punk se difundiera. Incluso surgieron nuevas revistas para los aficionados (fanzines). La filosofía del ‘do it yourself’ estaba triunfando.

Los primeros grupos que hicieron famosa la música punk fueron los Ramones, en los Estados Unidos y los Sex Pistols, en el Reino Unido. De seguro te sonarán más estos últimos y es que sus conciertos en vivo se convirtieron en un espectáculo legendario.

Con la llegada de los años ‘80, la música punk que había nacido como una variante del rock comercial comenzó a evolucionar. Mientras en los Estados Unidos nacía el hardrock punk (que no tuvo nunca mucho éxito), en Inglaterra se empezaron a utilizar instrumentos musicales como el saxófono y las trompetas: había nacido el ska punk. Los primeros artistas de ska fueron los ingleses Snuff pero el grupo que llevó este estilo por todo el mundo fueron los Clash.

El éxito comercial de la música punk tuvo que esperar hasta el 1994, gracias a grupos como Blink 182. Fue solo entonces que las grandes discográficas empezaron a interesarse en este género.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista