La música de los 80: Bajo el efecto del desarrollo tecnológico

musica 80s

La música de los 80 ha tenido un carácter muy peculiar, sobre todo porque recibió influencias muy variopintas. El rock psicodélico, el pop de finales de los años ’70 y el punk rock fueron algunas de las fuentes que alimentaron el movimiento musical de esta década.

En este período produjeron algunas de sus canciones más emblemáticas grandes grupos de rock y pop como Pink Floyd, Led Zeppelin y Rolling Stones. A la misma vez, surgían nuevas bandas formadas por jóvenes que no tenían grandes aspiraciones más allá de expresar su arte y transmitir un mensaje. Algunos de estos grupos se transformaron en fenómenos de gran éxito mundial y todavía hoy siguen produciendo buena música, como es el caso de U2, otros ya se han separado, como Simple Minds y R.E.M.

La diferenciación necesaria

En la música de los 80 se comenzaron a identificar géneros que fueron adquiriendo personalidad propia, por ejemplo, el rock de U2 era más similar al que se tocaba en los años ‘70 aunque mucho más sencillo, mientras que la música de R.E.M. tenía sonoridades más peculiares que llevaron a los especialistas a clasificar su trabajo como alternativo.

Luego, encontramos la sonoridad de Simple Minds, Depeche Mode y otros grupos por el estilo que apostaban por el uso masivo de instrumentos electrónicos y efectos especiales. Gracias a ellos surgió lo que hoy conocemos como rock electrónico.

De hecho, la música de los 80 estuvo profundamente marcada por el repentino desarrollo que alcanzó la tecnología. No olvidemos que fue en esta época cuando llegaron a las casas los primeros ordenadores de uso personal y el cine comenzó a utilizar efectos especiales que dejaban con la boca abierta. Por eso no es extraño que la música de esta década estuviese marcada por el uso de los equipos electrónicos como los sintetizadores.

No obstante, si continuamos con nuestro recuento de los grupos famosos en el panorama de la música de los 80 no podemos olvidar a Electric Light Orchestra, Mike Oldfield y Cure.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista