Princesas Indie que han hecho historia

Princesas Indie que han hecho historia

Abrazan la música independiente y desde ahí crean tendencia, son capaces de sumarse al mainstream sin perder su identidad, se trata de las princesas Indie, cantantes jóvenes que tienen una voz excelente y que desafían los convencionalismos para marcar su nombre en la historia de la música.

Una de las princesas Indie por excelencia es la ya desaparecida Amy Winehouse. Desde que tenía 13 años componía y cantaba, arrastrando su guitarra por Camden Town, aunque dio el salto al mercado discográfico en 2003 con su álbum debut “Frank”. Sin embargo, el reconocimiento mundial llegaría tres años más tarde, con el álbum “Back to Black”, que sería su segundo y último disco de estudio. Esta cantante, de la cual muchos afirman que ha sido la mejor voz de Inglaterra, tiene el mérito de haber hecho renacer el soul y el jazz, adaptándolos a nuestra época.

Russian Red es otra de las princesas Indie. Esta chica comenzó cantando en el metro de Madrid, cuando tenía 16 años. Después de dejar la carrera de Derecho, en 2007 sacó a la luz su primer álbum “I love your glasses”, que se convertiría en un gran éxito de ventas. Más tarde, con la película “Habitación en Roma” fue nominada a los Premios Goya por la Mejor Canción. Ahora la cantante madrileña se muda definitivamente a Los Ángeles, donde se había trasladado para grabar su tercer disco. Esperamos que desde allí nos siga inspirando.

Lykke Li, hija de una pintora y un músico suecos, es otra de las princesas Indie. Siempre tuvo un alma hipster y a los 19 años cruzó el océano para descubrir Brooklyn. Allí encontró el caldo de cultivo ideal para componer y cantar así que en 2008 regresó a su país natal y grabó su álbum debut “Youth Novels”. A este disco le han seguido otros dos y esperamos que lleguen muchos más. Uno de sus mejores temas ha sido: “Get some”.

Por supuesto, en la lista de las princesas Indie no pueden faltar otros nombres, como Lily Allen, que aunque no puede presumir de voz, lo compensa a golpe de dulzura y fragilidad. También hallamos a la malagueña Annie B Sweet, que de princesa Indie pasó a ser la reina del acústico. Y no podemos olvidar el curioso caso de Lena Meyer-Landrut, cuyos orígenes estuvieron precisamente en el mainstream, específicamente en el Festival de Eurovisión, pero con “Taken by a stranger” se apartó definitivamente de este estilo y se sumó a las filas de la música Indie.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista