Otras formas de escuchar música

Equipo de música

Sin duda alguna para escuchar música, no es necesario tener ningún estudio o carrera, pero está claro que quien entienda o haya estudiado en un conservatorio, apreciará los matices y otros elementos, de distinta manera. En todo disco, la pretensión que tiene una mezcla, es la de representar el espacio donde se tocan los instrumentos de la forma más real posible, es decir, que debería de ser como si nos encontramos escuchando en directo a una banda.

También la calidad del equipo que tengamos para dicha escucha, es relevante. Existen dos modos de escuchar música, empleados por expertos y audiófilos. Al principio hacer esto puede ser complicado, pero si se practica se puede conseguir. Hoy en Dice la Canción te explicaremos como.

Seguir la melodía

Así es como se llama el primer método para escuchar música. Lo inventó Ivor Tiefenbrun, fundador de Lin, compañía de Escocia que fabrica componentes de Alta Fidelidad. Lo que debemos de hacer es centrar nuestra atención en un uno de los instrumentos de la canción y seguir la melodía de este, obviando los demás y dejándolos en un segundo plano. Con ello podremos saber si el equipo de música que estamos empleando, es de buena calidad. Aunque de todas formas, la dificultad para hacer esto depende, claro está del género musical que estemos escuchando.

Localización instrumental

Este es el segundo método. Lo que tenemos que hacer es cerrar los ojos y localizar la posición en la que se encuentran los instrumentos que seamos capaces de discernir. También podemos imaginar el tamaño del supuesto escenario, así como la lejanía entre un instrumento y otro.

En definitiva, son dos maneras de saber si estamos empleando un equipo de música de buena calidad, que se escuche correcta y claramente. Aunque sean un poco subjetivos, ya que dependen también de factores como la mezcla del disco.

Al comienzo, requiere esfuerzo y atención pero tras hacerlo en muchas ocasiones, conseguirás al fin sumergirte en la música. ¡Probad aunque sea una vez, aunque el equipo que tengáis no sea el mejor!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista