Los orígenes de la música Rock and Roll

Los orígenes de la música rock and roll son difusos. Algunos afirman que surgió a partir de la fusión de la música ‘country’ con el ‘rhythm and blues’ y que la fecha oficial de su nacimiento se remonta al 1954, precisamente el año en el cual Elvis Presley hizo su primera aparición. La popularización del término en sí se le atribuye al DJ Alan Freed. No obstante, en esta historia no se hace mención a las personas de color, los verdaderos creadores de este estilo.

Rock and Roll

De hecho, todo parece indicar que la música rock and roll ya se escuhaba mucho antes de que naciera el propio rhythm and blues. Las piezas como “Let The Good Times Roll” de Louis Jordan y “Good Rocking Tonight” de Wynonie Harris son un buen ejemplo de ello. Esta última composición era de Roy Brown, quien, en el 1949, lanzó al mundo la pieza que se puede definir como el verdadero arquetipo de la música rock and roll: “Rockin’ at Midnight”.

Posteriormente, en el año 1951, salió la canción “Rocket 88” de Jackie Brenston. En esta ocasión la orquesta ya tenía todos los elementos característicos que distinguen la música rock and roll: el saxófono, el ritmo sincopado y, por supuesto, un texto que habla de coches, mujeres y alcohol.

No obstante, quizás este ritmo se hubiera quedado relegado a las clases bajas si el DJ Alan Freed, en el 1951, no hubiera hecho suyo esta música en su programa radial: “Moondog Rock’n Roll Party”. En realidad, el concepto de la música rock and roll ya existía pero no se había popularizado. Baste pensar en canciones como “My Man Rock Me With One Steady Roll” de Trixie Smith y “We’re Gonna Rock We’re Gonna Roll” y “I Want To Rock And Roll” de Wild Bill Moore.

Aunque sea una verdad dolorosa, lo cierto es que a la música rock and roll solo le faltaba un intérprete blanco, anglosajón y protestante para tomar fuerzas. Y este empuje llegó de la mano de Bill Haley, que en 1951, sustentado por David Miller, grabó “Rocket 88”… El rock and roll había nacido y todo lo demás es historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista