Musicoterapia infantil: Una herramienta para estimular el desarrollo de los niños

musicoterapia

La musicoterapia se basa en el efecto que la música ejerce sobre nuestro sistema nervioso ya que es capaz de sobrepasar el férreo control que normalmente ejercen los lóbulos frontales para llegar directamente a las estructuras límbicas, que forman la parte más emocional y antigua del cerebro. Por eso, si elegimos la melodía adecuada, podemos potenciar un estado de relajación, estimular la creatividad, fomentar el sueño o aumentar nuestro nivel de energía.

La musicoterapia infantil también es muy beneficiosa y no solo se usa para tratar diferentes trastornos sino que se puede incluir en el día a día del niño, como una técnica más de estimulación temprana. Lo mejor de todo es que estos beneficios no solo se pueden aprovechar escuchando música, como solemos creer, los niños también pueden cantar, lo cual estimula su aparato fonatorio, o pueden tocar instrumentos, una actividad que mejora sus habilidades motoras y estimula la memoria de fijación.

Tres buenas razones para apostar por la musicoterapia infantil

  1. Fortalece la autoestima infantil. Aunque la autoestima se forma a lo largo de toda la vida, a los cinco años ya se han creado los pilares principales sobre los cuales se apoyará. Y la música es una excelente herramienta para fortalecer la autoestima del niño, aumentando su autoconfianza y la seguridad en sí mismo. De hecho, investigadores de la Queen’s University Belfasthan trabajado con 251 niños con problemas de conducta y depresión y han descubierto que la musicoterapia les ayuda e encontrar el equilibrio emocional y aumenta su autoestima.
  2. Estimula las funciones cognitivas. Aún existe controversia sobre el denominado “Efecto Mozart”; es decir, si la música clásica realmente estimula la inteligencia. Sin embargo, de lo que no hay dudas es de que la musicoterapia potencia la concentración y mejora la atención, además de estimular la creatividad y la agilidad mental. En este sentido, un estudio realizado en la University of Vermont con 232 niños descubrió que aquellos que aprendían a tocar un instrumento mostraban cambios en su estructura cerebral, cambios que mejoraban su memoria de trabajo, su control atencional y la capacidad de planificación.
  3. Fomenta la maduración cerebral. La musicoterapia es una excelente herramienta para estimular la creación de nuevas conexiones neuronales. De hecho, hace poco un estudio realizado en el Institut Marquès ha desvelado que los bebés responden a la música desde que están en la barriga de sus madres. Cuando logran escuchar adecuadamente los sonidos, se genera una reacción comunicativa a nivel de tronco cerebral que estimula los cricuitos neuronales de vocalización y lenguaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista