Música para gatos: así suenan las melodías creadas para ellos por científicos

Radio Cat

Aunque puede parecer extraño, existe una música para gatos. Es cierto que los felinos no pueden entender el texto de las canciones, pero reaccionan ante la música y dejan entrever si les gusta. Por eso, se ha creado una música específicamente para ellos, que consiste en melodías pensadas para atrapar su atención.

En este sentido, se ha descubierto que la música para gatos debe tener un sonido, ritmo, frecuencia y tempo que se adapte a sus características. De hecho, para comunicarse entre ellos, los felinos utilizan frecuencias específicas, así como ronroneos típicos que siguen un ritmo particular. Por tanto, la música debe respetar e imitar esos mismos tempos y ritmos.

Por otra parte, algunos científicos sugieren que la música para gatos puede tener un efecto calmante, ayudando a eliminar el estrés que a veces sufren estos animales, por lo que sería como una especie de “terapia psicológica”. De hecho, se recomienda para los gatos que se muestran irritables o que pasan muchas horas del día solos.

Obviamente, toda la música que escuchamos no tiene ese efecto positivo en estas mascotas. La clave radica en que las vocalizaciones felinas son una octava más altas de las humanas. Por tanto, quienes se dedican a componer música para gatos deben respetar esa regla básica.

La música para gatos se estudia a nivel de laboratorio

El tema es tan serio que existe un sitio web estadounidense (musicforcats.com) donde se pueden encontrar algunos ejemplos de este tipo de música que, dicho sea de paso, ha sido creada por el compositor David Teie, de la Universidad de Maryland.

Según este científico, para componer música para gatos no solo es necesario incluir ronroneos o sonidos que ellos mismos emiten sino que también se deben añadir notas musicales y composiciones que incluyan repeticiones. El secreto radica en respetar el ritmo y los tempos que imitan su forma de comunicarse.

Vale aclarar que el experimento que se realiza en la Universidad de Maryland no es el único de este tipo. De hecho, el investigador Charles T. Snowdon, de la Universidad de Winsconsin-Madison, ya había dirigido en el pasado un proyecto dedicado a realizar música para gatos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista