Una mirada a la historia de la música Bolero

Aunque existe un género musical de origen español que resale al siglo XVIII y que se llama bolero, cuando hacemos referencia a la música bolero esta indica un género diferente que se desarrolló en Cuba en el siglo XIX y que se difundió rápidamente por los países caribeños.

Musica Bolero

Los historiadores afirman que las raíces del bolero se remontan a 1840 pero en realidad la primera canción que fue reconocida oficialmente como música bolero fue “Tristeza”, del artista José Pepe Sánchez, natural de Santiago de Cuba. Como podrás presuponer, el tema es mucho más reciente puesto que resale al año 1883. En esta canción se determinó por primera vez el sonido y la melodía clásica de este género, que se distingue por el uso de las guitarras, las percusiones rítmicas y el compás de 4/4.

Difusión y diversificación del bolero

La música bolero se difundió rápidamente por todo el Caribe hispanohablante durante los años ’20 y ’30 del siglo pasado ya que por aquel entonces no se recibía una influencia musical muy fuerte de otros países. Entonces Cuba era uno de los principales motores impulsores de los diferentes ritmos y tendencias musicales.

Obviamente, al difundirse, la música bolero se mezcló con otros géneros y termino subdividiéndose en varios subgéneros, como el bolero rítmico, el bolero moruno (que contiene influencias hispánicas y gitanas), el bolero ranchero (que fue influenciado por la cultura mariachi mexicana), el bolero son, la bachata, el famoso chachachá y el mambo.

Con el paso del tiempo la música bolero se comenzó a considerar como un ritmo anticuado siendo superada por otros géneros musicales que aún hoy continúan sonando, como la salsa, la bachata y el merengue. Sin embargo, lo cierto es que el bolero no ha desaparecido por completo, Rocío Durcal los interpretaba y Alejandro Fernández continúa poniéndoles voz. De hecho, aún hoy es difícil resistir la emoción cuando escuchamos canciones como “Dos gardenias”, “Plazos traicioneros” o “Bésame mucho”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista