Los orígenes de la música Blues

La palabra inglesa “blue” no solo se utiliza para denominar el color azul sino que también se refiere a un estado de ánimo: la tristeza. En el 1912, en la composición “Dallas Blues” también fue utilizada para definir un estilo musical.

Blues

Todos estos aspectos aparentemente inconexos tienen un hilo conductor: las raíces de la música blues proceden de los cantos de los esclavos afro-americanos que recogían algodón en las llanuras de los Estados Unidos del sur, cuando era todavía una colonia inglesa.

La música blues, el gospel y el soul son géneros que comparten la misma raíz: los cantos espirituales de los afro-americanos que intentaban soportar el trabajo forzoso y las duras condiciones de la esclavitud. Ellos utilizaban el canto como una vía para comunicar con Dios y que este les ayudase a soportar el sufrimiento. Por eso, la música blues es, en esencia, un ritmo nostálgico y triste que nos remite a las primeras acepciones de esta palabra.

La base de la música blues consta de una progresión de acordes de doce compases denominada “twelve barblues”. Esta progresión, básicamente, es la misma que se encuentra en el rhythm and blues y el rock and roll, solo que en estos dos últimos los acordes se ejecutan de manera mucho más rápida y por eso puede ser difícil identificarlos.

En lo que respecta a las letras que componen los textos clásicos de la música blues, su contenido suele ser de tipo religioso o espiritual. Sin embargo, a diferencia del gospel que expresa verdaderas oraciones que suelen cantarse en las iglesias para adorar a Dios, en el blues se trata más bien de una forma para pedir una ayuda en particular a Dios o para expresar una tristeza profunda por un hecho que ha experimentado la persona.

Un excelente ejemplo de la música blues clásica lo encontramos en la canción “Cross Road Blues” de Robert Johnson: “Estuve arrodillado pidiéndole compasión al Señor: si puedes, salva el pobre Bob…”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista