Los precios de las entradas para los conciertos de pop

concert-tickets

Las entradas para los conciertos de pop son unas de las más vendidas en las taquillas. De hecho, cuando los cantantes pop anuncian una gira de conciertos, esas entradas son las primeras en acabarse y se suele vender hasta el último asiento disponible.

Obviamente, cuando se trata de artistas famosos de la talla de Madonna, Michael Jackson o Justin Bieber, las entradas para sus conciertos de pop suelen agotarse prácticamente en un abrir y cerrar de ojos, además de que pueden alcanzar precios estratosféricos. Por ejemplo, las entradas para el concierto que realizará Madonna en Barcelona el próximo mes de junio costarán al menos 107,50 euros.

Además, en España también existe el problema del denominado IVA cultural. De hecho, si creemos a las promesas que han hecho algunos políticos, la tasa que se debería estar aplicando a las entradas para los conciertos debía ser del 4% pero en realidad se sigue manteniendo un elevado 21%.

Aún así, los precios por las entradas para los conciertos de pop que se pagan en España son más baratos que en muchos otros países de Europa, aunque por regla general, cuando se trata de un artista importante, el precio medio no baja de los 60 euros.

Sin embargo, es importante ser conscientes de que el precio de las entradas para los conciertos de pop no está determinado exclusivamente por el IVA. De hecho, mientras que algunos artistas han decidido cobrar menos por sus conciertos, sobre todo los cantantes y grupos españoles, otros acarrean consigo un séquito tan grande de personas que representan un costo enorme. Por ejemplo, en el caso de Kylie Minogue, en su última producción de 25 millones de dólares llevó consigo a un pelotón de 100 trabajadores.

Otro aspecto que incide en el precio de las entradas para los conciertos de pop son los gastos de distribución. Este componente lo suelen añadir las promotoras de los conciertos, que a veces presionan a los servicios de venta para que añadan al precio de las entradas algunos costes adicionales, bajo la etiqueta “gastos de distribución”.

Así, cuando pagamos las entradas para los conciertos, ese precio se subdivide en pequeñas porciones, que van destinadas a diferentes entidades, empresas o personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista