Los mejores 32 discos de 2014 – Parte II

Los 32 mejores discos de 2014 Part II

Strand Of Oaks – Heal (8/10)

Tras una extensa gira por todo el continente norteamericano, el cantautor y productor Timothy Showalter se dedicó durante una semana a desahogarse y sanarse, tal y como él afirmó en una entrevista. De hecho el disco se llama Heal, ninguna coincidencia. Treinta demos grabó en esa semana prolífica, de los cuáles diez son los temas escogidos para su último disco. El proyecto de rock Strand of Oaks aún no ha dado un salto al charco y ha conquistado, por lo menos, el sur de Europa. Pero tan solo es cuestión de tiempo porque Heal es un disco similar al vino, mejor con los años.

TV on the Radio – Seeds (8´5/10)

El quinto albúm de la banda neoyorquina supone, como para la mayoría de grupos con este número de publicaciones, la maduración total de su estilo. Pero es que su estilo son todos y ninguno ya que si por algo se caracterizan TV on the Radio es por la mezcla de música, ritmos y estilos propios del S.XXI. En Seeds se puede escuchar a los Radiohead del OK Computer o a los Gorillaz más divertidos y alejados de la melancolía. Destacan canciones como Quartz o Could You.

Tobacco – Ultimate II Massage (9/10)

Thomas Fec ha conseguido hacer algo que muy pocos han sabido. Música electrónica psicodélica. Pensaréis que puede ser fácil pero no es muy difícil caer en el error de la sobrecarga de melodías cuando dejas tu cabeza abierta a cualquier estímulo auditivo. Thomas, más conocido como Tobacco, se ha sabido moderar y el resultado ha sido un disco, prácticamente, minimalista, lo que a su vez le dota de una fuerza psicodélica inigualable. Nunca pensé que la música electrónica nos podía acercar a los 60´s.

Keaton Henson – Romantic Works (8´8/10)

No todo en los días que corren va a ser electrónica, rock y pop. Keaton Henson nos regala un disco totalmente clásico. Idóneo para una tarde lluviosa de otoño. Las notas transmiten una narratividad vacía esperando a que el oyente rellene la melodía con la historia de su estado anímico ya que Romantic Works derrocha sentimientos en cada nota, en cada acorde. Avanza el disco y las imágenes vuelan por tu cabeza cual película francesa. Sin duda, no te deja indiferente.

Me and the bees – Mundo Fatal (7/10)

Una combinación de diferentes variantes musicales del pop resumida en 14 canciones. Asi se podría Mundo Fatal, el disco de los catalanes Me and the Bees. Es su segundo disco pero parecen tener ya experiencia. La voz femenina con algunos toques soul y las guitarras y teclados pop convierte a este disco en un corte divertido, fácil de escuchar, ameno y, sobre todo, muy diferente a lo que podemos encontrar en el pop.

The Black Keys – Turn Blue (8´5/10)

Cuando dos personas llevan conviviendo tanto tiempo, éste hace, en cierta medida, posible el estancamiento. Coincidencia o no, Dan Auerbach y Patrick Carney han puesto solución antes de que esto ocurriera invitando a la composición y producción del nuevo disco al teclista Danger Mouse. Por unos meses Danger Mouse formó parte de The Black Keys por lo que aportó a la creación de The Black Keys savia nueva, nuevos sonidos y combinaciones estilísticas, por lo que el estancamiento musical lo rodearon. Había expectativas tras El Camino y la han cumplido.

The War on drugs – Lost in the dream (8/10)

Una gran cantidad de críticos lo consideran el mejor discos del año, y ni siquiera hemos acabado este 2014. Quizás sea por el tiempo de dedicación. Dos años componiendo los cimientos y modificando la estructura una vez tras otra. El resultado, diez canciones líricas dedicadas a la soledad y la depresión, aunque lo que escuchamos no son melodías acordes a las letras, si no un indie a veces ochentero y otras apacible. El punto más fuerte, las melodías de guitarra.

Jack White – Lazaretto (7´5/10)

Si con Royal Blood volvía el rock, con Lazaretto vuelven los Led Zeppelin más en forma. Jack White consigue reunir el espíritu del rock de los setenta en once canciones. Algo tiene este guitarrista que sin ningún tipo de esfuerzo puede crear un aura única ya que posee el record guiness al “disco más veloz del mundo” al grabarlo en apenas cuatro horas.

Parte I
Parte III
Parte IV

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista