Los 50 mejores discos – Parte VII

Alt-J

20. Modern Vampire of the city – Vampire Weekend

Vampire Weekend ha conseguido con su tercer disco reafirmarse como uno de los grupos con más personalidad del momento. Con Modern Vampire of the City definen perfectamente los límites del estilo que habían marcado con sus anteriores discos, Vampire Weekend y Contra, dos discos muy parecidos con los que se introdujeron en el panorama musical con muy buen pie. Gracias a canciones tan buenas como Obvious Bicycle, Step o Ya hey, Modern Vampire Weekend fue una de las sensaciones del 2013 y marcará una línea a seguir en los próximos años para muchos grupos al combinar estilos africanos con voces propias del indie más pop. Para muchos es un disco más, para otros un disco que marca un antes y un después dentro del indie.

19. Tubular Bells – Mike Oldfield

Este disco pertenece a esta lista más por su contexto que por el disco en sí. El multi-instrumentalista Mike Oldfield compuso esta obra maestra con tan solo 17 años y tocó prácticamente todo lo que suena en las dos canciones que se divide el disco. Tubular Bells empieza con una melodía que nos transporta a un paraje oscuro titulado El Exorcista. El tema melódico sirvió como banda sonora de la película estrenada en 1973, al igual que el disco de Mike Oldfield. Tubular Bells contribuyó a que la música instrumental y progresiva llegara a todos los públicos. Prueba de esto fue el número uno que consiguió en Gran Bretaña. Y es que sus grandes melodías, sus cambios bruscos pero a la vez con una fluidez sublime, la gran instrumentación y un sinfín de detalles hacen de este disco un conjunto de estímulos inigualables que te hacen vagar por paisajes únicos.

18. Wish you where here – Pink Floyd

Uno de los discos por excelencia. Wish you where here es una oda a la música psicodélica. Y es que no podía ser menos. Un disco dedicado a Syd Barret, excompañero de Roger Waters, David Gilmour y compañía no podría tener otro estilo musical que no fuera el psicodélico. “Brilla diamante loco” les canta Waters, Gilmour y Wright en la primera y última canción a uno de los fundadores de la banda. Una anécdota del noveno álbum de estudio de la banda inglesa es que en las sesiones de grabación Syd visitó el estudio y ninguno de los cuatro componentes reconoció al músico debido a su fatal aspecto – fue expulsado de la banda por su adicción al LSD. Que más decir de este disco si escuchándolo lo dice todo.

17. An awasome Wave – Alt –J

Sublime. Imperial. Único. Muchos adjetivos calificarían este albúm, el primero de los ingleses Alt-J, pero lo que mejor calificaría este disco es el premio al mejor albúm del año de Inglaterra en 2012, y es que para que un disco sea el mejor de Inglaterra ya tiene que ser bueno. Con este aval debutaron los jóvenes de Alt-J y tienen ya el segundo disco debajo del brazo pero hasta entonces podemos seguir disfrutando de este gran albúm que contiene unas buenas canciones que al escucharlas en su conjunto las hace aún mejores. Un disco conceptual bajo un nuevo estilo.

16. De Palmas y Cacería – Pony Bravo

El sonido de Sevilla más renovado y actualizado que nunca. De Palmas y Cacería es el tercer disco de los sevillanos Pony Bravo donde la actualidad política y nacional son sus cimientos. El humor y la fiesta es algo que ya caracterizan a los Pony Bravo y como ejemplo encontramos la canción Mi DNI, nombrada la mejor canción nacional por una de las revistas con más prestigio de España. La crítica en tono de humor hace que no choque tanto al oyente, como es el caso de Eurovegas o Turista ven a Sevilla, canciones donde el análisis social y político desborda en todos los sentidos. Aún se encuentran de gira pero estamos impacientes por su nuevo trabajo. ¿A quién atizarán ahora?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista