Los 32 mejores discos de 2014 – Parte III

Los 32 mejores discos de 2014 Parte III

Lana del Rey – Ultraviolence

El segundo disco de Lana Del Rey supone el asentamiento dentro del mundo musical de ésta. Con su primer disco, Born To Die, hizo que prácticamente toda la crítica se rindiera a su voz y su estilo tan característico. Con Ultraviolence reafirma su talento cuasi innato. Digo casi porque lo de esta joven no es todo talento. Ha sabido rodearse de personas que le han aportado un avance en su música, en el conocimiento de su propia voz y en la dominación de ésta. Talento y trabajo. Un gran trabajo de un gran equipo combinando con dotes de talento a raudales.

Mac Demarco – Salad Days

Este disco está en esta listo simplemente por ser diferente. Bueno, pero diferente. Si Salad Days hubiera sido publicado hace tres o cuatro décadas antes hubiera encajado a la perfección ya que contiene una música atemporal basada en las líneas acordes al rock, guitarra, bajo y batería acompañando una voz con mucha personalidad. El canadiense es un considerado uno de los mejores artistas contemporáneo. No solo es músico si no que también se ha abierto a otros medios por eso lo consideran un artista multimedia. En cierta forma, su música se ve favorecido ya que en cada disco encuentra estímulos nuevos, propios de los otros medios. Aún así no se despega de su estilo más personal, sabes en todo momento  que estás escuchando a Mac Demarco.

Foo Fighters – Sonic Highways

El ex-baterista de Nirvana está de dulce. El público y la crítica le ha subido al Olimpo del rock, pero su trabajo le ha costado. Esto ha provocado que su último disco entre directamente en el número uno de las listas algunos países. Pero no creo que sea porque el disco sea tan bueno si no porque han arrastrado el éxito del disco anterior. No pienso que sea una continuación del disco anterior o que no haya mucha diferencia. Tan sólo es que Foo Fighters cometido un pequeño error que les puede salir caro a la larga. Han repetido la fórmula del éxito del disco anterior, lo que denota un atisbo de estancamiento. Espero que sea solo eso, un atisbo.

Weezer – Everthing will be alright in the end

Vuelven una de las bandas más en forma en los 90’s. Y vuelven con la misma fuerza musical que entonces. Su garaje-rock no ha cambiado en demasía. Quizás hayan metido más pop de la cuenta pero seguro que a sus fans no les desagradara ya que han completado un disco ameno, fácil de escuchar y con una fuerza increíble gracias al bloque compacto que forman batería y bajo. Parece que Weezer han cogido carrerilla y no hay quien los pare. En cuatro años una gira y dos discos publicados. Espero que siga ese flujo de inspiración.

St. Vincent – St. Vincent

Ser telonera de bandas tan importante en la escena internacional como Arcade Fire, Television o The National le ha aportado una seguridad como artista impresionante. Más de diez años en el mundo musical y lleva una media de un disco por cada dos años. Y cada uno mejor que el otro. En cada disco se reencuentra y parece saber conocerse mejor porque derrama en cada canción un trocito de ser. Demasiado metafórico para ser una música alternativa con diferentes alternativas. Sólo os pido que escuchéis su voz. Algo os cautivará.

Run the Jewels – Run the Jewels 2

Una auténtica fusión entre rap y electrónica. Muy buena música electrónica. Por eso algunas revista especializadas lo consideran el mejor disco del año. Bailable, relajante e incluso psicodélico. Run the Jewels 2 es un largo de 11 canciones donde podrás encontrar diferentes estilos interpretados bajo una misma perspectiva, la electrónica. Las bases son contundentes, con cambios bruscos. Si buscas un disco monótono y sin altibajos, este no es el tuyo.

Aurelio – Lándini

Desde Honduras, Aurelio nos trae un disco completamente latino. Toca todos los palos nacidos en Sudamérica con estilo personal y con ritmo. Su madre es una de las artífices del disco al ser publicado con la autoría de Aurelio y María Martínez, su madre. Es disco para los amantes de la samba y los ritmos latinos. No se aburrirán ya que la rutina existe en cada canción, pero cada canción es de su padre y de su madre. Cada canción es una rutina distinta, y la rutina tiene su encanto.

Las buenas noches  – Hoy ya es mañana

Estos sevillanos han publicado ya su tercer disco bajo la misma técnica. Cada componente tiene su vida profesional (son arquitectos, profesores, etc.) y cada cierto tiempo se reúnen para tocar y el resultado son canciones experimentales al intentar mezclar lo clásico de los estilos propios de EEUU como el country, soul, folk, etc., con técnicas y estructuras compositivas de la actualidad.

Parte I
Parte II
Parte IV

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista