Las salas de conciertos más emblemáticas. Parte II

whisky-a-go-go-2013

Fueron espacios, donde muchos grupos primerizos ganaron experiencia, donde encontraron una oportunidad para darse a conocer. Estas son algunas míticas salas de conciertos, vamos con otras cuantas más.

Whisky a go go (Los Ángeles)

Se inauguró en 1964, tomando el mismo nombre que una discoteca de París. Puede resultar algo extraño, pero su dueño era un antiguo policía de Chicago, que después fue propietario de otras salas.

En el Whisky a go go se pusieron de moda las bailarinas de discoteca (gogós) que en este caso, iban vestidas con unos uniformes corporativos. The Doors, fue una de las famosas bandas que comenzaron en este lugar, como teloneros de Them, el grupo de Van Morrison, el final de The Doors culminó con su canción, The end pues una de las frases de esta molestó y finalmente los echaron.

También pasaron por ahí otros como Buffalo Springfield, Love, The Byrds, Frank Zappa y en los ochenta, grupos orientados al hair metal como, Motley Crue o Guns n Roses.

The Cavern (Liverpool)

Si estaba en Liverpool, es muy fácil imaginarse quienes tocaban ahí. The Cavern, comenzó al principio como un fino club de jazz, instalado en un antiguo sótano que sirvió como refugio en la II Guerra Mundial. Antes de que fueran los Beatles, los Quarrymen, agrupación formada por Lennon, McCartney y Harrison tocaron en 1957. Posteriormente tocaron los Beatles y en 1973 se cerró a causa de las obras del metro de Liverpool pero una década después lo volvieron a abrir en la misma calle.

Aparte de los famosos Beatles, que actuaron nada más y nada menos que 292 veces en este bar. Tocaron The Animals y el grupo holandés progresivo, Focus. Lo más curioso también eran las horas de actuación de los Beatles, de 12 a 2 del mediodía. A esa hora acompañaban sus bocadillos de un té, tocaban unos cuantos temas y en ocasiones hasta contaban chistes.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista