Las mejores canciones de The Black Keys

The Black Keys

No nos van hacer esperar mucho. Recién terminada la gira de El Camino, The Black Keys se pusieron a trabajar en su octavo disco, una mezcla entre El Camino y Brothers según el guitarrista de la banda Dan Auerbach. En enero de este mismo año anunciaron que se meterían en el estudio a escupir, musicalmente hablando, su siguiente disco y, según tenían previsto, el disco debería haber salido en marzo pero aún estamos expectantes. No sabemos nada del disco, ni el título, ni un single ni nada, solamente sabemos que será un disco más suelto y funk. Mientras esperamos no nos queda otra que repasar toda su discografía y valorar cuales son las mejores canciones de los de Ohio.

10. Psychotic girl
http://www.youtube.com/watch?v=tlZD2GD0H8I

Abrimos con Psychotic girl, incluida en su quinto disco, Attack and release, uno de los temas más dispares respecto a su discografía. La inclusión del banjo desde primera hora le hace tener un aire country pero gracias a la guitarra blusera de Auerbach nuestros oídos pueden escuchar una fusión cuasi perfecta de estilos. Parece que estos chicos llevan el blues en sus venas y lo demuestran cada vez que hacen algo diferente, siempre tienen que derramar un poquito de blues a través de cualquier instrumento, incluyendo la voz.

9. Elevator
http://www.youtube.com/watch?v=9nku22XpWIg

Este medio tiempo de blues nos hace viajar hasta los 60’ y más cuando llega el climax de la canción, un estribillo hendrixiano que ha enamorado al mismísimo LeBron James. Elevator tiene algo que le hace diferente, única, y es que con solo una guitarra y una batería consiguen una fuerza sublime.

8. Next Girl

Este riff es tan sencillo y tan típico en el rock que seguro que todos hemos escuchado alguna canción similar. Pero ojo, esto no significa que sea una canción mala, al contrario, es una canción buenísima con la que tratan el rock dándole unos pequeños tintes bluseros. El aire vacilón es lo que la hace diferente al resto de canciones que suenan igual.

7. Just got to be

Just got to be es la encargada de abrir el disco Magic Potion. Su comienzo rompedor parece por momentos que Jimi Hendrix está de esas notas de guitarra. Jimi Hendrix está tan arraigado a estos dos chicos estadounidenses que en cada canción podemos escuchar algo de él. Al igual que en Elevator utilizan tan solo la batería y una guitarra como acompañamiento de la voz.

6. Sinister Kid
http://www.youtube.com/watch?v=TnSdjIpMVsc

Otra canción en la lista de su sexto disco, Brohters. Si en la canción de antes el bajo destacaba por su ausencia ahora destaca por llevar la batuta de la canción, marca el ritmo y hace que el tema tenga cuerpo. La guitarra pasa a un segundo plano, tímidamente da muestras de vida con alguna nota bluesera y romper a llorar con un solo que nos lleva al estado de Texas.

5. Lonely boy

Esta canción podría definir perfectamente el estilo por el que se mueve ahora The Black Keys. Canciones elaboradas, con cierta complejidad musical y multiinstrumentales. Ya no es solo el bajo el que se ha unido a la fiesta si no que ha traído consigo teclados, más guitarras y unos coros bordados. No es ni mejor ni peor el estilo que tenían en sus anteriores discos, solo es diferente, pero estaréis de acuerdo conmigo de que han subido un escalón con este tipo de canciones ya que han dejado de ser los chicos que tocan muy bien blues y han pasado a ser The Black Keys, un grupo con una identidad propia.

4. Your Touch

Uno de los temas más famosos de su discografía. Su riff facilón y repetitivo se te clava en la cabeza durante toda la canción. Un vaivén de sonidos sucios, distorsionados y una cantidad enorme de acoples nos hace flotar cuando llega al estribillo gracias a la guitarra tosca y ruda Auerbach.

3. Set you free

Set you free pertenece a Thickfreakness, el segundo disco del duo de Ohio. El estilo country está impregnado en todos los sonidos de este tema pero el blues a veces asoma la cabeza recordando a la misma Janis Joplin. Una canción muy completa e la que juega con el country y el blues de una forma divertida y fluida.

2. Howlin for you

Puede parecer una canción cualquiera, una canción con un buen riff, hasta que llegamos al pegadizo estribillo, es aquí cuando descubrimos que estamos ante una gran canción. Una guitarra haciendo de bajo y un bajo haciendo de guitarra, una guitarra solista bajo un teclado reverberante  y una voz que casi se fusiona con la guitarra.

1. Gold on the ceiling.

Hablaba antes que con el camino han logrado subir un escalón en la música y Gold on the ceiling es uno de los culpables. Están creando su propio estilo, alejándose de sus influencias (por lo menos dejando menos pistas) y haciendo su música mucho más compleja. Esta canción y el disco El Camino han llevado a The Black Keys a la fama internacional dejando atrás el adjetivo músical garage.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista