La Musicoterapia: Cuando los sonidos curan

musicoterapia

La musicoterapia es una rama de la medicina que se remonta prácticamente a los orígenes del ser humano. De hecho, los ritos mágicos que provienen de la prehistoria y que aún hoy se continúan realizando en algunas tribus, usaban la música como un elemento esencial. Por su parte, los egipcios creían que la música era capaz de curar el cuerpo y algunos de los problemas mentales por lo que esta desempeñaba un papel importante en su cultura.

Después de varios milenios andando a tientas, finalmente las investigaciones modernas han demostrado fehacientemente que la música puede curar o, al menos, aliviar los síntomas de muchas enfermedades. En algunos casos y según comentan desde la web Los Medicamentos, su acción incluso se puede llegar a equiparar con la de algunos medicamentos, solo que cuenta con la ventaja de no tener ningún efecto adverso.

Obviamente, todas las canciones no son válidas. Por ejemplo, se conoce que los tiempos lentos promueven la calma, la ternura y la tristeza mientras que los tiempos más rápidos, que superan los 100 pulsos por minutos, resultan estimulantes y generan alegría. También se sabe que las notas más agudas actúan sobre el sistema nervioso central provocando una actitud de alerta mientras que los sonidos graves tienen un efecto calmante.

Los beneficios de la música para la salud

Actualmente la música se está aplicando para tratar los síntomas de una vastísima gama de patologías. Además de combatir el insomnio y minimizar el estrés y la ansiedad, tres efectos archiconocidos de la musicoterapia, también se utiliza en los adultos mayores para promover la socialización y generar estados de ánimo positivos. En los niños, la musicoterapia ha brindado buenos resultados cuando se aplica como un complemento a las técnicas clásicas para tratar los trastornos de conducta, los problemas de aprendizaje y el autismo.

En los últimos años, la musicoterapia también ha comenzado a utilizarse en pacientes que sufren de dolores crónicos o padecen de enfermedades como el cáncer. ¿Cómo actúa la música en estos casos? A partir de melodías especialmente diseñadas con fines terapéuticos, las personas logran controlar los estados de ánimo negativos vinculados a su enfermedad. De hecho, numerosos ensayos clínicos han demostrado que la musicoterapia reduce de manera significativa la ansiedad, produce un alivio moderado del dolor y mejora la calidad de vida en estos pacientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista