La maldición navideña

Vic Chesnutt

Los nombres del panorama musical son innumerables y van creciendo día a día, pero siempre nos quedan los clásicos, los de siempre pero sobre todo esos que nos faltan y echamos de menos. Aparte de existir el club de los 27 y una gran cantidad que murieron en accidentes de avión, también están los que fallecieron en estas fechas tan señaladas, el 25 de diciembre.

La vida de los músicos no es solo dinero, fama y facilidades, hay que saber ponerse en el lugar de estos y ver que esto no es tan maravilloso como lo pintan. Las Navidades son fechas que parecen idílicas, reuniones familiares, comidas, de reencuentro. Aunque para los artistas son también, fechas en las que no hay conciertos a lo que se le suman muchos factores más que provocan su tristeza y que estas coincidencias parezcan una maldición.

Johny Ace fue uno de los primeros en la Navidad de 1954, miembro del grupo de gospel The Beale Streeters fundada por B.B. King, Bobby Bland y Earl Forest. Su carrera fue corta, cinco años nada más y el último de su vida fue el mejor, pues obtuvo ocho éxitos. Un accidente, en el que se disparó en la cara jugando a la ruleta rusa con una pistola.

En 1995, Dean Martin, cantante, humorista y actor, compañero del conocido Frank Sinatra. Una de las más sonadas ha sido sin duda alguna la de James Brown en 2006. El famoso cantante de funk y soul murió a los 73 años tras una larga carrera, aunque nos queda el reciente biopic acerca de su vida.

En 2008, Eartha Kitt, actriz y artista musical que interpretó a Cat Woman. Su legado abarca cine y música blues, jazz, villancicos y temas cantados en varios idiomas.

Para finalizar, cabe mencionar al gran Vic Chestnutt fallecido en 2009. Este músico de folk estadounidense, sufrió a los 18 años un accidente que lo dejó en silla de ruedas, las deudas sanitarias y una profunda y amarga depresión le llevaron a suicidarse.

Estas coincidencias pueden parecer algo triste, pero hay que pensar en positivo, recordando a estos magníficos artistas y la música que nos regalaron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista