La aventura de tocar el contrabajo

Aprender a tocar el contrabajo no es tarea sencilla. El más grave de todos los instrumentos de cuerda opone resistencia y no se deja dominar tan fácilmente, cual si de un caballo salvaje se tratase. De hecho, normalmente quienes tocan el contrabajo comenzaron con otros instrumentos más pequeños, como el violín. Esto implica que mientras antes se inicie el aprendizaje, menos traumático será y mejores resultados podrás alcanzar.

Contrabajo

Uno de los principales inconvenientes que frena a muchas personas que quieren aprender a tocar el contrabajo es que este instrumento se debe hacer a medida, en dependencia de la estatura del músico porque así resultará más cómodo. Obviamente, esto representa una inversión inicial nada despreciable, a no ser que te conformes con los instrumentos estándar que se encuentran en las tiendas de música.

Vale aclarar que las lecciones iniciales serán muy dolorosas, sobre todo si no te has preparado suficientemente y si tienes los brazos cortos. Para realizar los ejercicios necesarios se requieren dedos, tendones y músculos fuertes que son los que te permitirán desarrollar las escalas y los giros armónicos. Si a esto le sumamos el tamaño considerable del instrumento y el grosor de sus cuerdas, podrás conformarte una vaga idea del esfuerzo que tendrás que hacer para aprender a tocar el contrabajo.

Se estima que un principiante deberá estudiar entre 4 y 6 horas diarias, al menos si desea manejar con cierta maestría el contrabajo. Afortunadamente, se puede tocar de pie y sentado. Si lo haces de pie, deberás regular la altura del contrabajo usando la pica para que el puente te quede cerca de la mano derecha.

Además, también puedes tocar el contrabajo usando la técnica “pizzicato”, que consiste en usar los dedos (característico del jazz) pero para interpretar cualquier partitura de la música clásica deberás aprender a tocarlo con el arco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista