Una mirada a la historia de la música flamenca

Historia de la música flamenca

Cuando mencionamos la música flamenca probablemente la primera imagen que acude a nuestra mente es la de un típico tablao andaluz. Sin embargo, en realidad los orígenes de este estilo musical se deben buscar en los ritmos judíos y árabes.

Tablao Flamenco

No obstante, fueron los gitanos quienes se encargaron de conjugar todas estas tendencias para crear una base sonora mucho más pegajosa que se fue extendiendo poco a poco por toda España, en gran parte, gracias al hecho de que los gitanos tenían costumbres nómadas e iban de un lado a otro, absorbiendo costumbres y transmitiendo las suyas.

Sin embargo, los gitanos no estaban muy bien vistos en la sociedad por lo que no fue hasta el siglo XVIII, cuando el Rey Carlos III declaró el cese de las hostilidades hacia este pueblo, que se comenzó a difundir realmente la música flamenca.

La difusión a gran escala de esta cultura aún debería esperar otro poco, hasta el siglo XIX. Fue entonces cuando se consolidó el estilo flamenco que hoy conocemos, en gran parte de la mano de los cafés cantantes, locales nocturnos donde las personas bebían y disfrutaban de espectáculos musicales. Poco a poco, los dueños de estos bares comenzaron a competir entre sí para atraer a los mejores cantaores de la región y así la música flamenca cobró relevancia.

Posteriormente, entre los años 1920 y 1955, los espectáculos flamencos llegaron a los teatros bajo el rimbombante nombre de “Ópera Flamenca”. Fue en ese momento que el flamenco se extendió por todo el mundo y surgieron nuevas versiones del género. Esta época es conocida como la “Edad de Oro” del flamenco y dio lugar a figuras tan famosas como Pepe Marchena, Manuel Torre, La Niña de los Peines y Manolo Caracol.

En los años ’80, la nueva generación de artistas flamencos se dispuso a renovar este género y surgió lo que se conoce como el “Nuevo Flamenco”, que sería la versión más comercial. Entonces la música flamenca bebió del blues y el rock que marcaban la Movida Madrileña y de los ritmos que traían los artistas cubanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista