Enemigos íntimos: Las grandes rivalidades del rock

Enemigos íntimos Las grandes rivalidades del rock

Algunas veces, detrás de la fachada de normalidad se esconde una tormenta. Tal es el caso de algunos grupos de rock muy populares, en los cuales ha habido profundas discrepancias y rivalidades entre sus miembros. En algunos casos esas discrepancias han llevado a que grandes artistas se convirtieran en enemigos íntimos.

Una de las rivalidades más famosas que ha marcado la historia del rock de los últimos 50 años es la de John Lennon y Paul McCartney, integrantes de The Beatles. Allá por el 1968, cuando salió a la venta el famoso disco “Moby Dick”, John Lennon abandonó el grupo para empezar su carrera como solista. La inmensa mayoría cree que la culpable de la separación fue la nueva compañera sentimental de Lennon, Yoko Ono, pero todo parece indicar que se trataba de un problema interno en el grupo debido a las rivalidades con Paul McCartney.

The Rolling Stones tampoco se han mantenido ajenos a estos problemas, aunque en este caso nadie abandonó el grupo. De hecho, todo el mundo conoce la rivalidad que existía (y que quizás aún hoy existe) entre Mick Jagger y Keith Richards. En este caso, se trata más bien de una relación tóxica ya que ambos han reconocido que se estiman mucho pero que les resulta difícil pasar más de 15 minutos en la misma habitación. Aunque después de tantos años de carrera juntos, parecen más bien un viejo matrimonio.

Otro grupo de rock que ha sufrido en carne propia las rivalidades de sus grandes miembros ha sido Led Zeppelin. La famosa banda de los años ‘70 ha padecido las veleidades del legendario guitarrista Jimmy Page, del cual incluso se llegó a decir que era satanista. Algunos afirman que fue él quien provocó el final de Led Zeppelin por la rivalidad que mantenía con el cantante Robert Plant y, sobre todo, con el baterista John Bonzo Bonham.

No podemos olvidarnos de Axl Rose, líder de Guns’n’ Roses, cuyo carácter poco tolerante y hasta agresivo ha sido la causa de que el famoso grupo de rock californiano perdiera a dos de los mejores guitarristas de la época. De hecho, tanto Izzy Stradlin como Slash chocaban a menudo con Axl y los problemas fueron tan grandes que se afirma que ambos habían considerado la posibilidad de echar al cantante de la banda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista