¿Cómo aprender a tocar el banjo?

tocando banjo

Sin lugar a dudas aprender a tocar el banjo es una experiencia muy emocionante. El banjo es uno de esos instrumentos que evocan el pasado y, en particular, recuerdan la época en que se partió a la conquista del Viejo Oeste. De hecho, por aquellas fechas el banjo era el instrumento que acompañaba a los colonos en su travesía por las zonas desérticas y que alegraba sus noches.

Se piensa que el banjo fue introducido en los Estados Unidos por los esclavos americanos puesto que se conoce que en el Antiguo Egipto y en Senegal ya existían instrumentos similares, como el Banit y el Akonting.

En la actualidad, el banjo se utiliza muchísimo para tocar las notas del country pero también se escucha en el blues y el jazz. No obstante, si quieres aprender a tocar el banjo, deberás escuchar mucho bluegrass, el género por excelencia que todos identifican con este instrumento. De esta forma irás acostumbrando tu oído a las variaciones de sonido.

La primera técnica que deberás aprender para tocar el banjo es el rasgueo. Hay quienes lo hacen con su dedo mayor y otras con el dedo índice. Debes practicar con ambos y descubrir cuál es el estilo más cómodo para ti. Debes continuar practicando hasta que puedas tocar a un tempo moderado. Esta fase puede ser extenuante y un poco pesada pero es la base.

En este punto podrás aprender los dos acordes básicos que necesitas para tocar una canción. El primero es el acorde en Do. Para lograrlo, coloca el dedo índice en la segunda cuerda del primer traste, pon un segundo dedo en la cuarta cuerda del segundo traste y un tercer dedo sobre la primera cuerda del segundo traste. Ahora rasguea y escucharás un acorde en Do. La práctica se realiza alternando entre el acorde Sol abierto y el acorde en Do.

Ahora prueba un acorde en Re Mayor 7ma sustituida. Para ello deberás poner el dedo índice sobre la segunda cuerda del primer traste y el segundo dedo sobre la tercera cuerda del segundo traste. Rasguea. La práctica se realiza combinando los tres acordes hasta que los cambios suenen naturales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista