Canciones para echar la siesta

musicoterapia

Los beneficios de la siesta son múltiples. Diversos estudios han demostrado que después de tan solo 20 minutos de sueño nos despertamos con más energía, mejor humor y estamos más concentrados. Por tanto, no se trata de unos minutos robados al trabajo sino todo lo contrario, una inversión de la que sacaremos beneficios. Sin embargo, a veces las preocupaciones nos impiden conciliar un sueño reparador. En esos casos, puedes recurrir a algunas canciones para echar la siesta, temas que te ayudarán a adormecerte.

  1. Some like you, de Adele. Esta cantautora británica posee una voz muy poderosa pero sus canciones tienen un ritmo lento muy adecuado para relajarse y conciliar el sueño. Este tema en particular es todo un regalo ya que la voz de Adele está acompañada solo por el sonido de un piano.
  2. Paradise, de Coldplay. Muchas de las canciones de esta banda británica, famosa por producir sonidos muy peculiares donde lo alternativo se funde con lo electrónico, son ideales para dormir. Sin duda, este tema, donde se recurre a sintetizadores, guitarras y bajos, es una de las mejores canciones para echar la siesta.
  3. Stay, de Rihanna. Una canción de ritmo lento y una excelente voz. ¿Qué más se puede pedir para relajarnos? Esta mezcla de pop, balada y R&B, donde los acordes de la guitarra se conjugan con las notas del piano, es perfecta para echar la siesta.
  4. When I was your man, de Bruno Mars. El joven cantante estadounidense es famoso por sus temas lentos y románticos, donde el piano desempeña un rol protagónico. Esta canción, que ha sido todo un éxito, también es perfecta para olvidarnos de las preocupaciones y abandonarnos en los brazos de Morfeo.
  5. Avalon, de Llewellyn. Existen muchas buenas canciones para echar la siesta pero sin duda, los temas provenientes de la música New Age tienen todas las cartas ganadoras. Esta canción, que forma parte del disco Celtic Legend, es ideal para fomentar un estado de relajación y tranquilidad, al igual que todas las que se encuentran recopiladas en este trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista