Camarón, el renovador del flamenco

Camarón, el renovador del flamenco.

Nunca antes un gitano fue tan aclamado mundialmente, y es que José Monge Cruz, más conocido como Camarón de la Isla, había hecho historia gracias a su voz y su mentalidad tan abierta haciendo que su música no se centrase tan solo en el flamenco más arraigado de su tierra, San Fernando.

Desde muy pequeño disfrutó del ambiente propio del arte del flamenco ya que al morir su padre tuvo que actuar en tabernas de las zonas cercanas para llevar dinero a casa. Con apenas cinco años ya empezó a desarrollar su instrumento. Con doce años gana en Montilla, Córdoba, un concurso de flamenco lo que hizo que cogiera renombre en los lugares donde el flamenco era una seña de identidad para los habitantes. Su fama en Andalucía se extendió gracias a las actuaciones en ferias y en una taberna de su pueblo donde le escuchan por primera vez los grandes artistas de este arte.

Camarón era consciente de su talento y como tal, pretendió, con éxito, ganarse la vida con ello. Con la mayoría de edad bajo el brazo se traslada a Madrid para ser un fijo en el tablao de Torres Bermejas, una taberna donde frecuentaban los más grandes  cantaores y guitarristas flamencos. Allí conoció a Paco de Lucía. Fue amor a primera vista. Como dijo el guitarrista, se admiraban mutuamente ya que el deseo de Paco era tener una voz como la Camarón y el de Camarón era dominar la guitarra como Paco. Nació así una dupla que queda para la historia. Juntos sacaron 9 discos y en dicha época ambos desarrollaron su arte hacia un estilo propio y personal, dejando de lado los cánones propios del flamenco y todo dirigido bajo la mano de hierro del padre de Paco de Lucía que exigía constantemente a Camarón para dar todo lo máximo de ser. Debido al carácter independiente y autómata de Camarón, tras años y éxitos rotundos, deja a un lado las colaboraciones con Paco de Lucía para seguir su carrera en solitario.

Tal fue la influencia de Paco en Camarón que el siguiente disco de éste fue una auténtica revolución en el flamenco. Quiero hacer hincapié en esta etapa del cantaor porque es aquí donde se crea el mito no solo en España, si no a nivel mundial. En el año 1979 publicó La Leyenda del tiempo, un disco único y totalmente atemporal. La novedad reside en los sonidos propios del jazz y el rock como la introducción de un bajo eléctrico, una batería y un teclado. Era impensable en la época la conjunción de tales conceptos ya que se pensaba que en la mezcla estaba el demonio. Y como todos los discos que rompen el panorama musical son rechazados tras su publicación, éste no fue menos. Los maestros y entendidos del arte del flamenco se echaron las manos a la cabeza tras la escucha de La leyenda del tiempo ya que suponía, según ellos, la pérdida de identidad del estilo. Los años dieron la razón a Camarón, dejando a este disco entre los mejores del mundo.

Tras el éxito a nivel mundial y el rechazo de su propia comunidad, no dejó de avanzar como artista al experimentar nuevas formas de componer y cantar. Tanto es su desarrollo como artista que es casi al final de su carrera cuando obtiene el reconocimiento de toda España al publicar el disco Soy gitano, disco más vendido en la historia del flamenco.

Sin duda Camarón fue para toda España un auténtico relincho de energía, un destape del arte del flamenco ya que rompió todas las fronteras posibles y ejemplo de ello fueron sus tres actuaciones en tres días consecutivos en el Cirque d´Hiver de parís. Inigualable. Tan solo nos queda borrar todos los prejuicios hacia esta comunidad y disfrutar del arte que nos ofrecen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista