Arctic Monkeys nos sorprende con ‘AM’, un disco sensual y atrevido

Arctic Monkeys

El próximo 30 de octubre se otorgará el galardón Barclaycard Mercury Prize, premio al mejor albúm del año del Reino Unido. Entre los nominados se encuentran, entre otros, David Bowie, Laura Marling, Jake Bugg y Arctic Monkeys. La banda liderada por Alex Turner podría conseguir su segundo galardón, hito que solo ha conseguido PJ Harvey. Y no sería una sorpresa que lo ganaran. Su quinto disco, recién publicado, ha confirmado la madurez de este grupo que poco a poco se está convirtiendo en el precursor deun nuevo rock.

Arctic Monkeys - AM

AM”, así se titula el disco, ha contado con la colaboración de Josh Homme, de Queens Of The Stone Age, y de Pete Thomas, batería de Elvis Costello entre otros. En cuanto a la producción, los monos del ártico siguen utilizando a James Ford, el culpable de que sigan teniendo ese  sonido tan personal, saltarín y redondo.

Con “Do I Wanna Know?” comienza el disco, que contiene 12 cortes en total. Con baterías acústica y electrónica fusionadas consiguiendo un sonido fuerte y directo y con un riff de guitarra que se repite en casi toda la canción, así es “Do I Wanna Know?”, de los mejores temas del disco. Alex Turner canta con una sensualidad exquisita una historia de amor con idas y venidas  acompañado por unos coros  que le da un volumen especial. Los arreglos de guitarras hacen que el minimalismo sobresaliente  de la melodía no aburra  con su riff monotemático y nos llevan a un éxtasis final juntos con una coral de voces. Esta canción es una de las joyas que nos ha traído este disco y por más que la escucho, más me atrae el ambiente y la sonoridad que transmite. Esta es la puerta que se abre y nos describe lo que nos iremos  encontrando durante todo el disco.

Pasamos al segundo tema que se publico hace más de un año y que nos daba una pista de lo que iba a ser el sonido de “AM”. “R U Mine?” es el corte más parecido a sus primeros discos, pero con un sonido más distorsionado y con muchas más habilidad y perfeccionismo en la técnica. Unos riffs elaborados y con una producción  detenida  nos lleva a una conversación entre guitarras y bajo que no deja indiferente a nadie. Un acierto en los coros y no solo en esta canción, si no durante todo el disco. Este recurso lo han sabido utilizado a la perfección para conseguir una atmósfera más que personal.

One for road”, tercer tema, da ejemplo de las influencias raperas de Dr Dre y  G-Funk, entre otros, y del sonido R&B que experimentan en algunos de las doce canciones. Nada más comenzar podemos escuchar a Josh Homme  (Queens Of The Stone Age) con un falsete que se repite durante los 3 minutos y medio que dura la canción. El bajo toma ahora el mando y es el jefe, es el que construye la canción, subordinando a las guitarras a un segundo plano pero no por esto menos importantes.

El cuarto tema, “Arabella”, es la canción más variada en cuanto a ritmos y melodías. Es una de las grandes joyas del disco. Con un sonido que recuerda a Black Sabbath, recuperan la  complejidad musical y dejan a un lado la monocromía cambiando de ritmos a su antojo, enlazando las diferentes partes del tema con una voz excelente y nuevamente sensual. Este es el adjetivo con el que ellos mismo han definido su disco, sensual y descarado.

Con “I want it all” coquetean con un sonido setentero. Con este tema abre un bloque de canciones de menor nivel que el resto, con ritmos lentos y pianos que hacen más fuerte las melodías de voz, como en el caso de “No.1 Party Anthem”. “Mad Sounds”, canción también lenta que recuerda a su anterior disco “Suck it and see” pero con ciertas influencias de The Velvet Underground. Este grupo también les han inspirado para el nombre del disco, basándose en su recopilatorio llamado “VU”, iniciales de la banda, al igual que “AM”. “

Fireside” cierra este bloque de menor nivel que el resto y que deja paso al segundo single del disco “Why’d You Only Call Me When You’re High?”. Una canción con un estribillo pegadizo y realmente bueno. Considero un acierto los parones que hacen en algunas ocasiones dándole importancia al mensaje y a la vez dándole fuerza a la música. Un tema con una elegancia latente y unas guitarras etílicamente divertidas y sencillas.

Snap out of it” nos trae unos acordes de piano que perfectamente los podría haber compuesto Paul Mccartney. Alex Turner la canta con un tono grave sensual y burlesco. Damos paso a una de las mejores canciones del disco, “Knee Socks”. Esta canción es el ejemplo más claro del camino que han cogido hacia el R&B y que lo tratan como si lo hubieran hecho toda su vida. Melodías de guitarras y voz se hacen una en el estribillo acompañados por un bajo y una batería lineales y simples, sin sobresaltos, pero que después de dos o tres escuchas ya la tienes pegada a tu cabeza.

Con “I wanna be yours” cierran el disco. Con un son psicodélico, hacen de un poema de John Cooper Clarke una balada simple que va de menos a más. De nuevo, los coros toman las riendas dándole fuerza al tema, como en todo el disco.

Arctic Monkeys han dado en la tecla. Han conseguido un sonido fuerte, sin ningún tipo fisuras, transmitiendo lo que querían hacer. Con tres partes muy diferenciadas, el disco tiene sus idas y venidas, mejores canciones y peores, pero que al valorarlo conjuntamente puedo decir que es uno de los mejores disco de los últimos años y no me extrañaría nada que se hicieran con el galardón Mercury Prize. Los monos han tratado en sus cinco discos varios estilos de música pero con un estilo personal que huelen a ellos desde lejos. En definitiva, un disco verdaderamente bueno, un discazo.

One thought on “Arctic Monkeys nos sorprende con ‘AM’, un disco sensual y atrevido

  1. RebecaRebeca en dijo:

    Me parece correcto que se lo lleven, la verdad es que se lo tiene muy merecido, aún no he escuchado un grupo con este estilo y de esta manera tan bestial.
    Me gusta todo lo suyo, su toque psicodélico, sus letras, su instrumental… todo.
    Me gustaría ir algún día a algún concierto suyo que den aquí en España, sería muy ambientado :)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« Ver más artículos de la Revista